Jueves, diciembre 13, 2018

Código de Etica del CDP

PREÁMBULO

Nosotros, los periodistas dominicanos, organizados en el Colegio Dominicano de Periodistas -CDP- al amparo de la Ley 10-91, reunidos en Asamblea General, con absoluta conciencia de la importancia que tiene para nuestra nación y toda la humanidad un ejercicio ético de la profesión de periodista y el garantizar el derecho humano fundamental que es la libertad de información (Art. 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU), hemos decidido darnos un código deontológico, que en lo adelante se conocerá como Código de Ética del Periodista Dominicano, cuya función principal es educativa y normativa del ejercicio profesional.

Como la ética profesional, y la del periodista en particular, tiene un alcance más subjetivo que los códigos jurídicos, la búsqueda de un equilibrio entre la libertad y la responsabilidad en el ejercicio dependen, no tan sólo de las decisiones conscientes de los periodistas, – sino también de la práctica de los órganos de información y del ambiente social.

Este código procura un acercamiento al Código de Honor Profesional para los Periodistas, o Código Internacional de Ética Periodística, aprobado por la UNESCO el 21 de noviembre de 1983, que insiste en que el ejercicio de la libertad de prensa e información: “…estará tanto mejor salvaguardado sí, con un esfuerzo serio de voluntad, el personal de prensa y de la información, cualquiera que sea su modo de expresión del que se sirve, no deja nunca que se debilite el sentimiento de la propia responsabilidad y se percata, cada vez más profundamente, de la obligación moral que le incumbe de ser sincero y de aspirar a la verdad en la exposición, la explicación y la interpretación de los hechos”.

El Código de Ética del Periodista Dominicano contiene las normas de conducta requeridas en el ejercicio profesional en la prensa, la radio, la televisión y en otros medios donde se procesan informaciones periodísticas.

Cada miembro se compromete solemnemente a cumplir el presente código y a hacer que se cumpla.

Queda en manos de los organismos dirigenciales del COP garantizar su aplicación; y el Tribunal Disciplinario, en función de Tribunal del Honor, tomar las medidas disciplinarias contempladas y clasificadas en la Ley 10-91 Y el Reglamento Interno de este último organismo.

CAPITULO I
DE LA LIBERTAD DE PRENSA E INFORMACION

Art. 1.- Como el periodismo es un servicio de interés social y la información un bien común, el periodista asumirá como su primer deber y derecho la defensa de la libertad de prensa, y se comprometerá a ejercer la profesión con plena conciencia.

Art. 2.- Será deber del periodista reconocer y defender el derecho universal dé las personas a informar y ser debidamente informadas.

Art. 3.- Será derecho del periodista luchar por el libre acceso a las fuentes públicas y privadas de información, para comunicar e interpretar los hechos con objetividad, veracidad y exactitud.

Art. 4.- El periodista respetará todos los estatutos sobre comunicación, e información, consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Constitución de la República y otras normas jurídicas.

Art. 5.- El periodista estará en el deber de denunciar todos los actos dirigidos a violentar el derecho a la información y a la libertad de expresión de los dominicanos.

CAPITULO II
DEBERES Y DERECHOS ANTE LA SOCIEDAD

Art. 6.- El periodista defenderá la vigencia y consolidación de las libertades públicas y los derechos democráticos que garanticen la constitucionalidad de la Nación.

Art. 7.- El periodista respetará y defenderá el derecho de las comunidades nacionales, raciales, religiosas, y políticas a la integración y desarrollo total del país.

Art. 8.- El periodista propugnará por la igualdad, la justicia social y el bienestar para todos.

Art. 9.- El periodista velará porque el público tenga acceso a una información fidedigna de los hechos, manejados objetiva e imparcialmente. Asimismo, verificará y comprobará la información con precisión y claridad.

Art. 10.- El periodista defenderá el derecho de participación de los diferentes sectores de la sociedad en los medios de comunicación social, y promoverá la educación, la cultura y la ciencia.

Art. 11.- El periodista defenderá la dignidad humana, la convivencia social y los valores esenciales de las comunidades.

Art. 12.- El periodista defenderá los recursos naturales y el medio ambiente, denunciará las acciones que atenten contra ellos.

Art. 13.- El periodista contribuirá a salvaguardar la salud mental y la moral colectiva, desechando la pornografía, la vulgaridad, la violencia y otros actos sensacionalistas y degradantes en los medios de comunicación social.

CAPITULO III

El PERIODISTA Y El ESTADO

Art. 14.- El periodista tendrá el deber de defender la soberanía nacional y Ia integridad territorial.

Art. 15.- El periodista estará obligado a utilizar correctamente el idioma español ya respetar los símbolos de la Patria.

Art. 16.- El periodista se comprometerá a enfrentar las decisiones de los poderes del Estado que disminuyan o anulen el ejercicio de la libertad de expresión y el libre acceso a las fuentes y medios públicos de información.

Art. 17;- El periodista tendrá el derecho de rechazar cualquier presión del sistema de Estado y/o de otras instituciones que pretendan obligarle a distorsionar o mutilar las informaciones.

Art. 18.- El periodista exigirá del Congreso Nacional la aprobación o vigencia de legislaciones que garanticen el ejercicio profesional del periodismo y la protección social de los periodistas, y que resguarden a la comunidad del perjuicio del monopolio u oligopolio de los medios de comunicación social.

CAPITULO IV

DEBERES PARA CON LOS COLEGAS Y El COLEGIO

Art. 19.- El periodista deberá fomentar la fraternidad entre sus colegas, respetar su reputación y brindar solidaridad y amparo a los que sufran vejámenes en el ejercicio de su profesión, persecución por razón de sus ideas y opiniones, y cualquier ataque físico en el cumplimiento de su labor profesional.

Art. 20.- El periodista estará obligado a respetar el derecho de autoría y, en consecuencia, a citar las fuentes bibliográficas.

Art. 21.- El periodista estará en el deber de acatar, exigir y contribuir con el cumplimiento de la Ley 10-91, este Código de Ética y los diferentes reglamentos y acuerdos que emanen de los organismos de dirección del Colegio. Asumirá, en consecuencia, la militancia leal por el fortalecimiento de su colegio, así como por la defensa de sus principios profesionales y de seguridad social.

Art. 22.- El periodista deberá observar la mejor disciplina y comportamiento, a fin de que su profesión honre y sirva mejor la sociedad.

Art. 23.- El periodista tendrá la obligación, en caso de justificados reparos o dudas sobre la conducta ética de un colega, de presentar la querella o denuncia ante el organismo competente, sin apresurarse a la exposición pública. Igual procedimiento se recomienda cuando impugnen acuerdos o políticas de distintas instancias del Colegio.

CAPITULO V

DEBERES Y DERECHOS EN LOS CENTROS DE TRABAJO

Art. 24.- El periodista velará en los centros de trabajo por el cumplimiento de las legislaciones sobre la libre difusión del pensamiento, la colegiación, este Código de Ética, los reglamentos y disposiciones del CDP, así como las relaciones con los asuntos laborales.

Art. 25.- El periodista tendrá el derecho a exigir de la empresa o institución que le ha contratado respeto a sus opiniones y creencias políticas, ideológicas, religiosas, etc., así como un tratamiento ajustado a su dignidad humana y profesional.

Art. 26.- El periodista actuará siempre con rectitud en la empresa donde preste sus servicios profesionales, y no revelará asuntos de carácter reservado de ésta, aun cuando haya dejado de laborar en la misma.

Art. 27.- El periodista asumirá la responsabilidad, conjuntamente con la empresa donde labore, de las informaciones que haya elaborado y publicado. Tendrá el derecho de reclamar, cuando así lo considere, que a sus trabajos se les otorgue el crédito correspondiente con su firma o difusión.

Art. 28.- El periodista defenderá el derecho de retirar su firma de cualquier información, que haya elaborado y que, en la mesa de redacción, sufra cambios sustanciales y/o deformación en su contenido.

Art. 29.- El periodista deberá conquistar su participación en la política informativa y editorial del medio de comunicación donde ejerza su profesión.

Art. 30.- El periodista estará en el derecho de abogar por el establecimiento de cláusulas de conciencia en los acuerdos o contratos de trabajo con las empresas de comunicación, que le permitan dimitir voluntariamente de estos centros de trabajo, con todos los derechos garantizados, cuando ocurran situaciones que impliquen conflictos éticos o de conciencia.

Art. 31.- El periodista no deberá pactar por salarios inferiores a los establecidos en el mercado de trabajo ni fomentar la competencia desleal. Tampoco podrá atentar contra la calidad del trabajo profesional y el prestigio del medio donde trabaja.

Art. 32.- El periodista con función en un medio de comunicación no deberá propiciar la designación de personas sin la formación periodística ni la capacidad moral para ejercer la profesión.

Art. 33.- El periodista deberá acogerse y exigir a la empresa el derecho a réplica o rectificación que haya afectado a personas o institución reclamante, en igual medida o intensidad de despliegue, sin tener que esperar la acción civil o judicial.

Art. 34.- El periodista con cargo de dirección en un medio deberá tomar en cuenta las inquietudes, sugerencias e iniciativas de sus colegas subalternos, que coadyuven a mejorar la calidad y el nivel informativo del medio. No deberá hacer uso de sus atribuciones para aplicar medidas arbitrarias contra sus colegas. Estos, a su vez deberán ser francos y colaborar con su superior.

CAPITULO VI

El PERIODISTA Y LA FUENTE

Art. 35.- El periodista guardará estricto secreto profesional, sobre sus fuentes de información, cuando no atente contra la integridad territorial del país.

PÁRRAFO.- Aun bajo la peor presión, el periodista deberá preservar la confianza que se le ha concedido para no revelar, pública o privadamente, hechos de interés.

Art. 36.- El periodista no deberá invocar el secreto profesional como pretexto para justificar acciones ilegales o encubrir hechos contrarios al interés colectivo ya la ética periodística.

Art. 37.- El periodista se abstendrá de recibir remuneración de fuente pública o privada dirigida a silenciar, interferir o privilegiar informaciones. De igual manera, deberá mantener relaciones con la fuente en un plano estrictamente profesional.

Art. 38.- El periodista deberá recurrir a las fuentes que merezcan mayor garantía, verificando siempre sus informaciones, a fin de que éstas sean veraces.

Art. 39.- El periodista estará en la obligación de rectificar -en el plazo legal establecido- las informaciones difundidas, y que la fuente demuestre que son falsas o inexactas.

Art. 40.- El periodista estará en el derecho de denunciar ante el Colegio Dominicano de Periodistas las
presiones que pudiere ejercer la fuente ante la empresa, para ser removido sin motivo justificado.

Art. 41.- El periodista no deberá presentar como propio ningún material informativo o programa, en cuya preparación no haya prestado su concurso activamente.

Art. 42 .- El periodista no deberá utilizar métodos deshonestos para obtener informaciones, ni para desplazar a colegas de las fuentes asignadas.

Art. 43.- El periodista se abstendrá de ejercer en forma simultánea el cargo de relaciones públicas o asesorías cuando éstos sean fuentes asignadas al periodista, o cuando éste ocupe un puesto ejecutivo en la misma institución.

Art. 44.- El periodista se comprometerá a no difundir como noticia ningún texto comercial sin su correspondiente identificación, ni a usar imágenes de personas que las conviertan en productos mercantiles.

Art. 45.- El periodista sólo aceptará premios o galardones cuando éstos sean otorgados por instituciones reconocidas y calificadas del país o el exterior, con base en la competencia profesional y que estén ajustados a un reglamento ético elaborado por el CDP.

CAPITULO VII

ACTOS CONTRA LA PROFESIÓN PERIODÍSTICA

Art. 46.- El periodista deberá abstenerse de incurrir en el delito común transgrediendo las leyes adjetivas y la Constitución de la República.

Art. 47.- Se considerarán actos violatorios a la ética profesional:

 

a) El ocultamiento de informaciones de interés colectivo.
b) Utilizar documentos falsos o de procedencia desconocida.
c) Participar en violaciones a los derechos humanos.
d) La desinformación premeditada y la difusión de rumores tendenciosos.
e) El irrespeto a la propiedad intelectual o el plagio.
f) El soborno, la extorsión o el cohecho.
g) La difamación y la injuria.
h) La censura y la autocensura.
i) La delación de personas perseguidas de las cuales se haya tenido informaciones o

 

acceso.
j) La actuación confidencial para los servicios secretos y organismos de inteligencia.
k) Inmiscuirse en la vida íntima de las personas, salvo en casos de que se
violente el orden público o se trate de hechos noticiosos de interés.

 

CAPITULO VIII

DE LAS RELACIONES INTERNACIONALES

Art. 48.- Será deber de los miembros del Colegio Dominicano de Periodistas respetar los, vínculos fraternales que establezca el CDP con instituciones similares de América Latina y otras regiones, así como los convenios, acuerdos y resó1ucion s que emanen de estas relaciones internacionales.

Art. 49.- Los periodistas dominicanos promoverán un nuevo orden internacional de la información y de la comunicación, y contribuirán con los esfuerzos por crear medios que aseguren un flujo noticioso objetivo sobre la realidad de las comunidades regionales e internacionales.

Art. 50.- Los integrantes del CDP estarán en la obligación de promover el espíritu de solidaridad entre periodistas de distintas nacionalidades, prestar auxilio y defender a los colegas que, por razón del ejercicio profesional, sean víctimas de persecución y atropellos.

Art. 51.- Será deber y derecho de los periodistas dominicanos defender las soberanías y la autodeterminación de los pueblos, respetar los valores universales del humanismo y coadyuvar con la creación de un clima a favor de la paz y la amistad en sus interrelaciones.

CAPITULO IX

DISPOSICIONES FINALES

Art. 52.- Corresponderá al Tribunal Disciplinario del Colegio Dominicano de Periodistas, en función de Tribunal de Honor, vigilar el cumplimiento de todas las disposiciones del presente Código de Ética, procediendo conforme con el Reglamento Interno, y aplicar las sanciones establecidas en la Ley 10-91.

Art. 53.- Será obligación de los periodistas dominicanos observar fielmente todos los artículos de este Código de Ética.

Art. 54.- Cada periodista deberá hacer un juramento solemne, cuando ingrese al colegio, de que acatará y hará cumplir los dictados del Código de Ética.

Art. 55.- Este Código de Ética deberá ser difundido entre todos los periodistas y exhibido, para su cabal conocimiento, en lugar visible de las redacciones de los periódicos, emisoras, canales de televisión, otros centros de trabajo y en las escuelas de comunicación social.

 

El presente Código de Ética fue aprobado por la Asamblea General Extraordinaria del Colegio Dominicano de Periodistas (CDP), celebrada en la Casa Nacional del Periodista, en el Centro de los Héroes, Santo Domingo, a los 16 días del mes de abril del año mil novecientos noventa y cuatro (1994).

 

POR EL TRIBUNAL DISCIPLINARIO

 

Oscar López Reyes                                                                                                                                      Leopoldo Grullón 
Presidente                                                                                                                Secretario

 

Arelis Urbáez
Miembro
 
 
Tribunal Disciplinario

CAPITULO I
NOMBRE Y DOMICILIO

ARTÍCULO 1.- El Tribunal Disciplinario es uno de los tres organismos de dirección del Colegio Dominicano de Periodistas (CDP), creado mediante la Ley 10-91, de fecha 7 del mes de mayo de 1991, con el objetivo de garantizar la dignidad en el ejercicio de la profesión de periodista. Tendrá su sede en la Casa Nacional del Periodista, en el Centro de los Héroes, pudiendo, cuando lo acordare la totalidad de sus miembros titulares, constituirse válidamente en cualquier otro lugar, y allí conocer los casos de las secciónales existentes.

ARTÍCULO 2.- El Tribunal Disciplinario tiene jurisdicción nacional.

ARTÍCULO 3.- El Tribunal Disciplinario regirá sus actuaciones basado en la Ley 10-91, el Código de Ética, el reglamento interno del CDP, este reglamento, la moral y las buenas costumbres.

CAPITULO II
ATRIBUCIONES

ARTÍCULO 4.- El Tribunal Disciplinario tiene a su cargo las siguientes atribuciones:
a) Recibir, juzgar y decidir sobre las querellas o denuncias respecto a las faltas a la moral y las buenas costumbres en que incurran miembros del Colegio Dominicano de Periodistas (CDP), elevadas por personas físicas o morales, públicas o privadas, o generadas por investigaciones que se produzcan cuando la conducta de un periodistas sea ostensiblemente violatoria de la ética profesional o la moral pública.
b) Conocer y resolver sobre los cargos que s presenten contra miembros de CDP, por violación de la Ley 10-91, el Código de Ética, reglamentos, acuerdos resoluciones y demás disposiciones de los organismos.
c) Conocer los casos de violación a la Ley de Colegiación, y dictar las medidas disciplinarias que correspondan, así como velar porque se observen los preceptos de esta ley. d) Conocer y resolver los conflictos sobre moral pública, reglamentos o el Código de Ética que se susciten entre colegiados y miembros d los organismos de dirección del Colegio, y entre éstos últimos entre sí.
e) Efectuar las investigaciones que sean necesarias, por intermedio de un fiscal designado, en torno a situaciones y violaciones de carácter ético-profesional imputadas a todo miembro del colegio.
f) Pronunciarse sobre querellas, denuncias o situaciones que envuelvan la ética profesional del periodista.

CAPITULO III
INTEGRACIÓN DEL TRIBUNAL

ARTÍCULO 5.- El Tribunal Disciplinario estará integrado por un presidente, dos (2) miembros y dos (2) suplentes. A los quince (15) días de su juramentación, el organismo efectuará su primera sesión, para designar el secretario entre sus miembros titulares y establecer otras responsabilidades. Sus decisiones se tomarán por mayoría de votos y podrán ser resumidas por ante la Asamblea General del CDP.

ARTÍCULO 6.- El Tribunal Disciplinario designará un miembro de la matrícula general del CDP, de una terna que presentará el Comité Ejecutivo, a los fines de que ejerza las funciones de fiscal en el caso de que se trate.

ARTÍCULO 7.- Los miembros del Tribunal Disciplinario serán escogidos por la Asamblea General Eleccionaria del CDP, y durarán dos años en sus funciones.

PÁRRAFO.- Para proponer a los candidatos a miembros del Tribunal Disciplinario, deberá tomarse en cuenta a periodistas con mayor tiempo de ejercicio profesional, no menor de cinco (5) años, que no hayan sido sancionados por este organismo ni hayan sido condenados por un Tribunal de Justicia Ordinaria a penas aflictivas o infamantes, o infamantes solamente.

ARTÍCULO 8.- Los miembros suplentes se incorporarán como titulares del Tribunal Disciplinario por ausencia temporal o definitiva de sus titulares, o en caso de que uno de sus miembros sea sometido ante este organismo.

ARTÍCULO 9.- El Tribunal Disciplinario podrá constituirse y sesionar válidamente con la participación de por lo menos un titular y dos suplentes, y en este caso el primero lo presidirá. A falta del presidente en los demás casos, hará sus veces el miembro titular de más edad; y en caso de coincidir en edad, el de mayor tiempo en la membresía del CDP.

ARTÍCULO 10.- La Asamblea General del CDP determinará la sustitución de los suplentes para completar la membresía del Tribunal Disciplinario.

CAPITULO IV
DE LAS SANCIONES

ARTÍCULO 11.- El Tribunal Disciplinario podrá imponer las siguientes sanciones, según la magnitud de las infracciones:
a) Amonestación privada, por escrito.
b) Amonestación pública, por escrito.
c) Suspensión temporal como miembro del CDP. En ningún caso, podrá ser por un período mayor de seis (6) meses.

ARTÍCULO 12.- Cuando el periodista miembro del CDP sea condenado definitivamente por un tribunal de justicia ordinaria, por la comisión de un hecho criminal, que admita y no por persecución ideológica y política comprobada, se impondrá una suspensión como miembro del Colegio.

ARTÍCULO 13.- Cuando el Tribunal Disciplinario dicte la suspensión, establecerá con precisión la fecha en que el miembro podrá rehabilitarse, debiendo hacerlo mediante comunicación escrita, salvo absolución por parte de la Asamblea General del CDP, en cuyo caso la rehabilitación operará ipso facto.

ARTÍCULO 14.- El Secretario del Tribunal Disciplinario llevará un libro registro en el que se haga constar el número del caso, nombres del periodista, nombres del querellante o denunciante, violaciones etc., así como la decisión tomada por este organismo y, si fuere objeto de apelación. La decisión de la Asamblea General del CDP.

ARTÍCULO 15.- Es facultad del Tribunal Disciplinario hacer de público conocimiento, por todos los medios de comunicación social, las sanciones definitivas que conlleven la suspensión o la amonestación pública.

ARTÍCULO 16.- Cuando un periodista sea condenado por el Tribunal Disciplinario en tres ocasiones, deberá producirse un comunicado público respecto a este comportamiento, suscrito conjuntamente por el Comité Ejecutivo y el Tribunal Disciplinario.

ARTÍCULO 17.- Las Sanciones disciplinarias señaladas por este reglamento se impondrán sin perjuicio de las responsabilidades penales y civiles en que haya incurrido el profesional del periodismo.

CAPITULO V NORMAS Y PROCEDIMIENTOS DEL TRIBUNAL

ARTÍCULO 18.- Las querellas y denuncias al Tribunal Disciplinario deberán presentarse a través del Comité Ejecutivo del Colegio Dominicano de Periodistas, que las conocerá y trasmitirá al Tribunal Disciplinario dentro de los ocho (8) días siguientes a su presentación.

ARTÍCULO 19.- Las querellas y denuncias en el interior y el exterior deberán ser presentadas ante la seccional correspondiente, para tramitarlas al Tribunal Disciplinario, vía el Comité Ejecutivo.

ARTÍCULO 20.- Las querellas o denuncias deberán hacerse por escrito, con inclusión de documentos que sirvieren de base, si los hubiere, y los señalamientos y precisiones respecto de las violaciones en que se hayan podido incurrir.

ARTÍCULO 21.- Una vez el Tribunal Disciplinario esté apoderado de un caso, tramitará al fiscal designado el expediente para los fines de estudio e instrucción, disponiendo de un plazo de cinco (5) días para formar su convicción y colocarse en condiciones de dictaminar en la audiencia; salvo que de sus indagatorias se concluya en que la denuncia o querella carece de fundamento y, en consecuencia, la desestimará. Esta decisión será definitiva.

ARTÍCULO 22.- Luego de la tramitación de la denuncia o querella por el fiscal, el Tribunal Disciplinario deberá instruir un expediente, en el que consten los cargos que se formulan y las circunstancias de éstos.

ARTÍCULO 23.- Dentro de, los quince (15) días posteriores al recibimiento de la acusación formulada a través del Comité Ejecutivo, el Tribunal Disciplinario procederá a la fijación de la fecha de audiencia. Notificará, por escrito, la acusación al periodista inculpado, indicándole en la misma, lugar, fecha y hora de audiencia e intimándole para que produzca su escrito de defensa, en un plazo no mayor de diez (10) días, si residiera en el interior del país y veinticinco (25) días, si residiera en el exterior. Estos plazos no son francos.

PÁRRAFO.- En el caso de que el periodista no acuda a la citación hecha por escrito, la segunda será a través del organismo a que pertenezca. Si tampoco ésta es atendida, la tercera notificación será mediante acto de alguacil.

ARTÍCULO 24.- Recibido el escrito de defensa o transcurrido el plazo otorgado sin que ésta se hay producido, el Tribunal Disciplinario conocerá el caso, previa citación del querellante o denunciante, (si los hubiere), testigos, informantes, etc. a quienes oirá e interrogará, procediendo luego a deliberar. Decidirá por mayoría de votos.

PÁRRAFO.- A todo periodista matriculado en el Colegio, se le reconoce el derecho de hacerse acompañar por otro colega, también de la membresía del CDP, para los fines de asistirle en sus medios de defensa.

ARTÍCULO 25.- Si el periodista acusado no compareciere, se conocerá el caso y, si se establece su culpabilidad, se le condenará en defecto. En c so contrario, se le absolverá.

ARTÍCULO 26.- La sentencia deberá rendirse el mismo día en que se conoció la audiencia, salvo causa de fuerza mayor, y notificarse por escrito al Comité Ejecutivo y al periodista inculpado, dentro de los cinco (5) días siguientes.

ARTÍCULO 27.- La decisiones del Tribunal Disciplinario podrán ser rendidas en dispositivo para ser leídas en audiencia; Sin embargo, deberán redactarse por escrito y contener las motivaciones de los miembros del organismo que en ellas intervengan.

ARTÍCULO 28.- El Tribunal Disciplinario podrá pronunciar cualquiera de las sanciones previstas en el artículo 11 de este Reglamento, tomando en cuenta la gravedad de la falta y las causas y circunstancias de cada caso.

ARTÍCULO 29.- La sentencia que rinda el Tribunal Disciplinario podrá ser apelada por cualquiera de las partes envueltas, dentro de los quince (15) días que sigan a su notificación, y éste suspende la ejecución de dicha sentencia hasta que intervenga el fallo de apelación. La apelación se hará ante la Asamblea Ordinaria del Colegio Dominicano de Periodistas, mediante comunicación que deberá ser firmada, sellada y fechada por el secretario del Comité Ejecutivo en el plazo establecido.

ARTÍCULO 30.- Cada caso disciplinario será agendado obligatoriamente por el Comité Ejecutivo para que sea conocido en la Asamblea General Ordinaria más próxima, salvo la Eleccionaria.

PÁRRAFO: El secretario del Comité Ejecutivo del CDP deberá remitir al Tribunal Disciplinario, en un plazo no mayor de 24 horas, copia de la apelación firmada, sellada y fechada.

ARTÍCULO 31.- La Asamblea General Ordinaria del CDP apoderará este conocimiento en cinco de sus miembros, preferiblemente ex – dirigentes del CDP, que se constituirán en Tribunal de segundo grado, y éste podrá ratificar, modificar o revocar la decisión del Tribunal Disciplinario.

ARTÍCULO 32.- La sentencia última y definitiva deberá producirse en el plazo máximo de 30 días, a partir de la fecha de la Asamblea, y no podrá ser objeto de ningún otro recurso. La decisión de este organismo será notificada a las partes, al Tribunal Disciplinario y al Comité Ejecutivo.

ARTÍCULO 33.- Tanto el Tribunal Disciplinario como el Comité Ejecutivo deberán conservar, en sus respectivos archivos, las decisiones disciplinarias adoptadas por la Asamblea General.

ARTÍCULO 34.- El Tribunal Disciplinario admitirá la inhibición, por motus propio, de un miembro titular por razones de conciencia, o porque se considere vinculado a la causa. En este caso será sustituido por uno de los suplentes.

ARTÍCULO 35.- Por esas y otras razones de fundamento, cualquier miembro del Tribunal Disciplinario podrá ser recusado. En cada caso, se admitirán sólo dos recusaciones.

ARTÍCULO 36.- Cualquier situación de carácter ético o moral no contemplada en este reglamento, será decidida válidamente por el Tribunal Disciplinario. El presente reglamento interno fue aprobado por la Asamblea General Extraordinaria del CDP, celebrada en la Casa Nacional del Periodista, en el Centro de los Héroes, en Santo Domingo, República Dominicana, a los 16 días del mes de Abril del año mil novecientos noventa y cuatro (1994).

POR EL TRIBUNAL DISCIPLINARIO:

Oscar López Reyes                                                                                                         Leopoldo Grullón
Presidente                                                                                                                 Secretario

Arelis Urbáez
Miembro

 

Acerca CDP Santiago

Deja un comentario

Abrir la barra de herramientas